Cargando Eventos...

X Cerrar
Registro
Acceso
Buscador de eventos en Valencia

Fecha
Tipo de evento
Iniciar búsqueda eventos
X Cerrar
Uso de cookies
Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios, se utilizan para prestar o habilitar servicios o finalidades solicitados por los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí
Estás en: Portada > Teatro
PRODUCCIÓN

'La confiança' , una producción versada en la violencia obstétrica, la gestación y la crianza

La propuesta busca hacer valer los derechos reproductivos de las personas gestantes, valorar el cuidado y atender a la violencia
REDACCIÓN 2021-05-26
Escena
Escena "La Confiança". EPDA

La violencia obstétrica, la gestación y la crianza han sido, tradicionalmente, las grandes olvidadas de la lucha por la igualdad de género. Este vacío en el feminismo es afrontado por la dramaturga Guadalupe Sáez en el primer montaje de Produccions d'Ultramar,La confiança, programado del 29 de mayo al 13 de junio en la Sala Ultramar.

"La defensa de aquellas compañeras que no quieren ser madres ha sido el principal motor de la lucha del colectivo, y por el camino hemos desatendido a aquellas personas que, voluntariamente o no, deciden tener hijos", expone la autora de un texto que toma su nombre de la necesidad de confiar en los profesionales sanitarios durante un trance tan íntimo.

La confiança, sin embargo, no explica qué significa parir, sino que se centra en un aspecto que trasciende el acto en sí mismo: la violencia obstétrica. "Se trata de un poderoso texto de denuncia en el que se explica cómo se enmudece a la mujer para poder convertir el acto de dar vida en un hecho protocolario, medicalizado, práctico y violento. Parir como un elemento más de la cadena de producción del mercado", argumenta la directora de la pieza,Eva Zapico.

La propuesta busca hacer valer los derechos reproductivos de las personas gestantes, valorar el cuidado, y atender a la violencia que se produce dentro de un paritorio y en las clases de preparación al parto, a fin de evitar reproducir esquemas que aíslan y hieren a las mujeres durante el acto de dar a luz.

La construcción escénica del dolor, del sudor y del placer de dar a luz por parte de Zapico no pretende la verosimilitud. El lenguaje evita la representación naturalista del acto para partir en busca "de lugares más abstractos que pasan por una ejecución física y vocal muy exigente de la protagonista para representar toda esa violencia ejercida sobre el cuerpo de la mujer y materializar la rebelión frente al intento constante de doblegar sus necesidades y su voluntad".

La responsable de subir el alumbramiento al escenario es Mertxe Aguilar. La actriz tiene dos hijos biológicos y aunque la llegada al mundo del primero de ellos se asemeja a la experiencia que plasma la obra, explica que para dar vida a su personaje no le hacía falta haber pasado por un paritorio: "La interpretación es técnica, investigación y trabajo creativo". A ese respecto, el ritmo del texto es muy importante. Las palabras de Sáez le sirven a la intérprete de guía para encontrar esos estados por donde pasa la mujer que va a dar a luz.

Una litera de hospital y una oranguntana en la selva

La obra se fraguó durante un taller con el dramaturgo francouruguayo Sergio Blanco en el que se planteaba trabajar a partir de un relato personal, un objeto, una imagen y una noticia. De resultas, La confiança parte de la experiencia de Sáezal dar a luz, de la litera como objeto, de la noticia de la detención de una mujer embarazada de 42 semanas y de la imagen de una oranguntana luchando a muerte en la selva de Borneo para proteger su casa.

Desde finales del pasado siglo se viene afirmando que ambas luchas van de la mano, por considerar la degradación ambiental y la desigualdad de género como las dos caras de una misma moneda. De este vínculo surge en la obra la presencia paralela de una primate luchandocontra una excavadora de las industrias madereras.

A Aguilar la acompañan sobre el escenario Diego Ramírez, que representa a diferentes personajes, desde el ginecólogo hasta el operario de la excavadora, y Clara de Luna, que es un trasunto de la voz femenina protagonista y la encargada de crear, en directo, la atmósfera sonora de la pieza. Su trabajo no solo acompaña al texto, de manera descriptiva en algunos momentos, sino que también crea los sonidos que actúan de enlace entre el mundo hospitalario y la selva. Tanto la música y el espacio sonoro vienen firmados porLuna y panorama de los insectos.


También te podría interesar...
0 Comentarios en la noticia




Si quiere opinar introduzca su nombre, email y su opinion, finalmente pulse enviar. TODOS LOS CAMPOS SON OBLIGATORIOS

Nombre

Email

Debe introducir una dirección de correo válida (no aparecerá publicada)

Titulo para el comentario

Introduzca aquí su comentario

Condiciones de uso:
- El usuario se compromete respetar las normas éticas mínimas de convivencia y respeto hacia los demás.
- Todas las opiniones recibidas en Viu Val�ncia serán supervisadas antes de la publicación de las mismas.
- Las opiniones podrán ser borradas (pero nunca modificadas) sin previo aviso.
- Cualquier intento de uso fraudulento del presente formulario será registrado y puesto en conocimiento de las autoridades competentes.

Acepto las normas de uso


Foros de debate

No hay foros activos

Pulse aquí para ver los foros abiertos

Buscar en Viuvalencia.com

publi

Buscar

Todas las secciones