¡¡¡Volvemos!!!... con más fuerzas... con más ganas... con más ilusión que nunca.
Lunes 1 de Junio


Cerrar mensaje
Cargando Eventos...

X Cerrar
Registro
Acceso
Buscador de eventos en Valencia

Fecha
Tipo de evento
Iniciar búsqueda eventos
X Cerrar
Uso de cookies
Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios, se utilizan para prestar o habilitar servicios o finalidades solicitados por los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí
Estás en: Portada > Turismo
EL BUEN VIAJAR

Consideraciones sobre una gran ciudad: Viena

Se dice que Viena es la ciudad con mejor calidad de vida de Europa...
RAFAEL ESCRIG 2020-03-14
El Bulevar Ringtrasse en el corazón histórico de Viena. / EPDA
El Danubio a su paso por la ciudad. / EPDA
El Palacio imperial de Hofburg./ EPDA

Se dice que Viena es la ciudad con mejor calidad de vida de Europa. La calidad de vida se mide dependiendo de diferentes baremos, pero en general se refiere al bienestar de sus habitantes. Bienestar que tiene que ver con los servicios públicos, la seguridad ciudadana o el disfrute de un entorno saludable. Muchas son las ciudades que se disputan ese honor y Viena es una de ellas. El visitante, el turista, puede percibir que existe menos desigualdad social, más limpieza en las calles, más cultura cívica. Por otra parte, también encontrará esos lugares comunes que le darán la impresión de no haberse movido de su casa. Me refiero a las calles comerciales. Las calles céntricas, amplias, peatonales, como la Kärntner Strase, con su Burguer King, su Zara Home, Perfumerías Douglas o Mango.


Viena, se podría considerar la capital imperial de Europa. Aún conserva ese lujo decadente de los últimos emperadores, como sucede en San Petersburgo. Restos de un ayer, no sólo en cuanto al lujo, también en cuanto a una herencia de refinada cultura. Otra dimensión, donde el gusto por la música y el arte estaban protegidos por una cúpula social, que ponía distancia con el resto del mundo. Una sociedad de clase alta en lo referente a los valores. Todo esto terminó tras la Segunda Guerra Mundial. La guerra barrió como un tsunami los elementos fundamentales de su forma de vida: la minoría judía, el capital, la industria, la cultura y el arte, lo que antes eran sus señas de identidad. Todo ello se vio arrastrado por el odio de una guerra y condenado al recuerdo. Ahora, dentro de su magnificencia, sólo queda la sombra del esplendor que tuvo, como el rescoldo de una gran fogata que se resiste a desaparecer.


Viena tiene, como no, un centro histórico, pero no encontraremos allí iglesias románicas, ni murallas, ni otros monumentos o vestigios que no sean los del imperio austrohúngaro. De ese esplendoroso pasado, Viena conserva sus espaciosas plazas, los fastuosos palacios neobarrocos, como el de Schönbrunn, edificios oficiales y museos de estilo clásico y neorenacentista. Una arquitectura grandiosa y comedida al mismo tiempo, de líneas firmes y ordenadas, igual que el carácter de sus gentes. El pan de oro de sus esculturas, las puntas de lanza de sus rejas o el remate de las cúpulas son todo ostentación; su patrimonio más seductor, lo mismo que los vestidos típicos que lucen las camareras y que verás expuestos en los escaparates de las tiendas, como aquí vemos los de valenciana. También están los lugares de obligada visita para el turista: la Catedral, con su colorida cubierta, el Prater, al otro lado del canal, escenario de los asedios turcos de otras épocas, los cafés y las pastelerías con la famosa tarta Sacher, sus restaurantes proletarios, con bancos corridos y sus tranvías pintados de rojo o amarillo. Todo lo que te ofrecen las ciudades en apretada sinopsis, para visitar y consumir.


Pero Viena tiene dos personajes principales que son mucho más que todo eso: la Música y el Danubio. En estos dos personajes se puede compendiar lo que es la ciudad de Viena. El Danubio que recorre mansamente la ciudad, abrazándola entre su ancho cauce y el canal, y la eterna música de Strauss. Siempre que pienso en Viena, pienso en el Danubio azul de Johann Strauss y a continuación, en 2.001 Una Odisea del Espacio. Pura asociación de ideas.

Temas relacionados:
También te podría interesar...
0 Comentarios en la noticia




Si quiere opinar introduzca su nombre, email y su opinion, finalmente pulse enviar. TODOS LOS CAMPOS SON OBLIGATORIOS

Nombre

Email

Debe introducir una dirección de correo válida (no aparecerá publicada)

Titulo para el comentario

Introduzca aquí su comentario

Condiciones de uso:
- El usuario se compromete respetar las normas éticas mínimas de convivencia y respeto hacia los demás.
- Todas las opiniones recibidas en Viu València serán supervisadas antes de la publicación de las mismas.
- Las opiniones podrán ser borradas (pero nunca modificadas) sin previo aviso.
- Cualquier intento de uso fraudulento del presente formulario será registrado y puesto en conocimiento de las autoridades competentes.

Acepto las normas de uso


Buscar

publi

Encuestas

¿Se debería fomentar las figuras de Sorolla y Blasco Ibáñez como atractivos turísticos?

No

NS/ NC

VOTAR

VER RESULTADOS

Buscar en Viuvalencia.com

Foros de debate

No hay foros activos

Pulse aquí para ver los foros abiertos

Todas las secciones