Cargando Eventos...

X Cerrar
Registro
Acceso
Buscador de eventos en Valencia

Fecha
Tipo de evento
Iniciar búsqueda eventos
X Cerrar
Uso de cookies
Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios, se utilizan para prestar o habilitar servicios o finalidades solicitados por los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí
Estás en: Portada > Cine
MIRADA AL PASADO

Actrices que el cine olvidó

Fueron las reinas del celuloide en los 80 y 90 y a día de hoy su actividad cinematográfica es más bien escasa o nula. El paso de los años o las malas elecciones han sido algunas de las causantes del ostracismo profesional que muchas de ellas viven en la actualidad.
SERGIO DELGADO 2018-11-13

Las nuevas generaciones y el aumento de actrices más jóvenes y arriesgadas no se lo han puesto nada fácil a actrices como Meg Ryan, Demi Moore o Andie MacDowell, entre otras. Pese a ello la lista de actrices que aquí presentamos pueden presumir de haber protagonizado clásicos que han pasado a la historia como “Ghost”, “Cuatro bodas y un funeral” o “La guerra de los Rose”.

Un día fueron las reinas de la gran pantalla. Eran las actrices más cotizadas de los 80 y 90 pero poco a poco una combinación de factores les hicieron caer casi en el olvido, cinematográficamente hablando. Algunas por petición personal, otras por las malas elecciones en sus papeles y otras acuciadas por el paso de los años y la llegada con fuerza de nuevos y atractivos talentos.

 

Recordamos alguna de las actrices que un día ganaban millones de dólares por película y hoy en día viven volcadas en su vida personal, en anuncios para televisión, en telefilmes de serie B o, simplemente, están desaparecidas del panorama más mediático.

Demi Moore: de estrella de “Ghost” a estrella de Twitter

Vivió su época de esplendor durante la década de los 90 y se convirtió en la actriz mejor pagada de Hollywood siendo la primera mujer en alcanzar los 10 millones de dólares por película. Los éxitos le acompañaban tanto en lo personal –casada con Bruce Willis y con tres hijos en común- como en lo profesional con clásicos como “Ghost”, “Algunos hombres buenos” y “Una proposición indecente”. La mala elección de las siguientes películas marcarían como nunca antes le había sucedido a una actriz, un antes y un después en su carrera. Encadenó fracaso tras fracaso, tanto en crítica como en taquilla, y su carrera se vio afectada con dudosas cintas como “La letra escarlata”, “Coacción a un jurado”, “Striptease” y “La teniente O'Neill” (una película en la cual Moore se afeitó la cabeza).

Según un artículo de la desaparecida revista Buzz, el carácter especial de la actriz la hizo insoportable en los rodajes. Era tan exigente que su apodo entre los ejecutivos de Hollywood era «Gimme More» («Dame más» en español). Una muestra de esto la exhibió en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián de 2007 al que acudió para presentar en Europa su última película donde además de sus continuos roces con la prensa pidió a la organización del evento una compensación económica por desfilar por la alfombra roja que unía el Hotel María Cristina con el Teatro Victoria Eugenia donde se exhibía su película.

Tras una pausa de su carrera como actriz, Moore regresó a la pantalla como una antigua miembro de Los Ángeles de Charlie en el filme “Charlie's Angels 2: Full Throttle”. Cuando la película estaba a punto de ser estrenada, la atención de los medios se centró en la manera en la que la actriz de 40 años y madre de 3 hijos había recurrido repetidamente a la cirugía plástica para deshacerse de la celulítis de sus caderas y abdomen, así como de un aumento de pechos. Twitter es una buena muestra de los arreglos de la actriz que no duda en vivir conectada a la red social casi las 24 horas y no se cansa de subir fotos cual teenager, muchas con su marido, casados desde 2005, Ashton Kutcher, 16 años más joven que ella.

Melanie Griffith: de prolífica actriz a dejarlo todo por el amor a Antonio

Ser hija de una de las actrices más respetadas de Hollywood, la inolvidable Tippi Hedren de “Los Pájaros”, no es nada fácil pero Melanie Griffith consiguió brillar con luz propia en la meca del cine. En los 80 y 90 llegó a ser una de las actrices de más presencia en la cartelera, llegando a filmar más de 30 películas. Obtuvo grandes éxitos en taquilla como “Armas de Mujer”, “Una extraña entre nosotros” o “De repente un extraño”. En los 90 su carrera empezó a mermar, pese a ello obtuvo buenas críticas con “Celebrity” de la mano de Woody Allen o “Lolita” de Fernando Trueba hasta que en 1996 se caso con Antonio Banderas, el primer actor español en triunfar con todas las de ley en EEUU.

Sus operaciones estéticas han hecho que, para muchos, apenas se parezca ya a aquella actriz dulce que encandiló a medio mundo décadas atrás. Se tatuó su amor por Antonio en el brazo y la prensa rosa propagó a los cuatro vientos su carácter celoso y pasional por el actor español, con el que ha formado un sólido matrimonio que ya dura 15 años y del que nació una hija, Stella del Carmen.

Desde que empezara el nuevo siglo apenas ha hecho una decena de películas como por ejemplo “Locos en Alabama”, dirigida por Banderas, “Cecil B. Demented” o la última en 2005, “Seducción Peligrosa”, papeles que siguen demostrando que quien tuvo, retuvo y que, en algunas ocasiones, la familia está antes que el trabajo.

Meg Ryan: de reina de la comedia en los 90 a pasar directamente al mercado del DVD

Tres candidaturas a los Globos de Oro, sus películas han recaudado más de 1.100 millones de dólares sólo en Estados Unidos y, para muchos, sigue siendo una de las caras clásicas de la comedia romántica. De aspecto frágil y aniñado, Meg Ryan consiguió ser la reina de la comedia romántica en los 90, antes de que Julia Roberts le arrebatara el puesto. Hoy, a sus 49 años, su carrera está más estancada que nunca.

Críticos cinematográficos han escrito de la actriz de Connecticut sobre su encasillamiento y poca versatilidad, nunca arriesgándose en sus papeles lo cual le ha hecho quedar marcada por un tipo de papeles que, a la larga, no le ha sentado nada bien, a tenor de su filmografía, claro está.

¿Quién no recuerda clásicos del género como “Cuando Harry encontró a Sally”, “French Kiss” o “Adictos al amor”? ¿Quién no ha pasado una tarde de sofá y palomitas al lado de su amor viendo títulos como “Cuando un hombre ama a una mujer”, “City of Angels” o “Tienes un e-mail”?

Con la llegada de los 2000, mostró su cuerpo desnudo por primera vez en pantalla con el drama erótico “In the Cut”, dirigida por Jane Campion y donde la critica sentenció “por mucho que Meg Ryan quiera ganar un Oscar, desafortunadamente, no da la talla”. No se rindió y pese a que los papeles no le llegan en masa, ha podido hacer más o menos una película por año, pero ni con esas. Ha encadenado fracaso tras fracaso como “Colgadas”, “Prueba de vida”, “Kate & Leopold”  o “The Women” junto a Eva Mendes, Debra Messing y Annette Bening por la que recibió su primera candidatura al Razzie a la peor actriz. Sus últimas películas a partir de 2008, “My Mom New's Boyfriend” y “The Deal” fueron directamente distribuidas en DVD y no en los cines. ¿Se atreverá a hacer otra película?

Andie MacDowell: de “Cuatro Bodas y un funeral” a estrella de Loreal

Hace 9 años, desde la desapercibida “Ginostra” en 2002, que Andie MacDowell no hace una película. Su carrera no fue de las más prolíficas pero consiguió papeles llamativos en los años 90. Modelo reconvertida en actriz, ha sido considerada una de las actrices más atractivas del séptimo arte (la revista People la eligió como una de las cincuenta mujeres más bellas del mundo). Tras una decena de películas, el triunfo internacional le llegó de la mano de “Cuatro bodas y un funeral”, todo un clásico con el perenne Hugo Grant. “Mis dobles, mi mujer y yo” o “Michael” la hicieron permanecer en un plano destacado, aunque nunca llegó a brillar bien por su falta de talento, por la falta de papeles o, simplemente, por elección personal. Se casó en 2001 con un acaudalado empresario de Atlanta y decidió volver a la moda y la publicidad para mostrarle al mundo lo bien que se conserva a sus 52 años. Sus apariciones en diferentes anuncios como Loreal son constantes.

La televisión, gracias a telefilmes y series, como la que protagonizó para la ABC, “What Would Jane do”, han sido su fuente de ingresos.

Rene Russo: de actriz taquillera a actriz olvidada

De raíces italianas, está actriz californiana debutó en el cine con un filme menor, “Major Ligue” pero poco a poco se convirtió una de las más taquilleras de la gran pantalla.

Ha protagonizado diferentes títulos como “En la línea del fuego, “Tin Cup”, “El secreto de Thomas Crown” o “Rescate”, junto a Mel Gibson, en el papel de una mujer atormentada por el rapto a su hijo.

Con la llegada de los 2000, dejó de ser una actriz a tener en cuenta por los directores de Hollywood y es un vivo ejemplo de que la meca del cine puede ser muy cruel con las actrices que cumplen una cierta edad y dejan de tener la frescura de antaño. En los últimos años, apenas ha protagonizado alguna película, ninguna relevante.

En 2011 y de la mano del actor y director Keneth Branagh regresa con “Tor”, una película sobre superhéroes. En ella Los Asgardianos, seres extradimensionales autoproclamados "dioses" tienen un problema con uno de los suyos. Thor Odinson, un poderoso pero arrogante guerrero Asgardiano cuyas imprudentes acciones reavivarán una antigua guerra con los gigantes de hielo. Thor es lanzado a la Tierra y es obligado a vivir entre los seres humanos como castigo. Una vez aquí, Donald Blake, el alter-ego mortal de Thor, aprende lo que se necesita para ser un verdadero héroe cuando el villano más peligroso de su mundo envía a las fuerzas más oscuras de Asgard para invadir la Tierra. En fin, a falta de pan….

Kathleen Turner: de sex symbol a deterioro de su imagen y su carrera.

Nacida en la ciudad de Springfield, en Missouri, a los 14 años empezó sus primeros contactos con el teatro. Realizó un grado de actriz en la Universidad y decidió mudarse a Nueva York con la intención de convertirse en actriz. Tras trabajar los primeros meses como camarera, consiguió trabajo en una serie de televisión, que compaginó con un papel en la obra de teatro de Broadway, “Géminis”.

Su estreno en el cine fue junto a William Hurt en 1981 con la película “Body Heat” (Fuego en el cuerpo), dirigida por Lawrence Kasdan y de alto contenido erótico. Tras esta película recibió varias ofertas de trabajo hasta que llegó una cinta que marcó un antes y un después en su carrera, “El hombre con dos cerebros “, en la que compartió protagonismo con Steve Martin. A partir de esta película la carrera de Kathleen Turner hacía el estrellato fue continua, así en 1984 trabajó junto a Anthony Perkins en la atrevida película “La pasión de China Blue” y en el filme de aventuras “Tras el Corazón Verde” junto a Michael Douglas. “La joya del Nilo” y “El honor de los Prizzi”  la convirtieron en la actriz más famosa de los 80 y en todo un sex symbol de Hollywood. “Peggy Sue se casó” de Francis Ford Coppola, por la que fue nominada al Oscar como mejor actriz principal, la consolidó en el séptimo arte. “La Guerra de los Rose”, “Los asesinatos de mamá” o “Las vírgenes suicidas” han demostrado como el talento y la belleza pueden estar unidos sin problemas. En los escenarios se Broadway aún se la recuerda por el gran éxito que protagonizó en una nueva versión de la obra de teatro “La gata sobre el tejado de zinc”.

Al empezar los 2000, experimentó problemas de salud, que sumados al consumo de la medicación necesaria le provocaron un notorio aumento de peso rayando la obesidad. El deterioro de su imagen juvenil y esbelta hizo mella en su carrera y su actividad disminuyó drásticamente. No ha protagonizado ninguna película desde el año 2000 y sólo se ha dejado ver en contadas ocasiones en cameos  de series televisivas como en “Friends” o “Californication”.

 

Temas relacionados:
También te podría interesar...
0 Comentarios en la noticia




Si quiere opinar introduzca su nombre, email y su opinion, finalmente pulse enviar. TODOS LOS CAMPOS SON OBLIGATORIOS

Nombre

Email

Debe introducir una dirección de correo válida (no aparecerá publicada)

Titulo para el comentario

Introduzca aquí su comentario

Condiciones de uso:
- El usuario se compromete respetar las normas éticas mínimas de convivencia y respeto hacia los demás.
- Todas las opiniones recibidas en Viu València serán supervisadas antes de la publicación de las mismas.
- Las opiniones podrán ser borradas (pero nunca modificadas) sin previo aviso.
- Cualquier intento de uso fraudulento del presente formulario será registrado y puesto en conocimiento de las autoridades competentes.

Acepto las normas de uso


Buscar

publi

Encuestas

¿Qué te parece el Parc Central de València?

Me gusta

No me gusta

No está mal pero me esperaba más

Hubiera preferido otro diseño

VOTAR

VER RESULTADOS

Buscar en Viuvalencia.com

Foros de debate

No hay foros activos

Pulse aquí para ver los foros abiertos

Todas las secciones