Cargando Eventos...

X Cerrar
Registro
Acceso
Buscador de eventos en Valencia

Fecha
Tipo de evento
Iniciar búsqueda eventos
X Cerrar
Uso de cookies
Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios, se utilizan para prestar o habilitar servicios o finalidades solicitados por los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí
Estás en: Portada > Cine
TAL CUAL POR CARMELA SÁNCHEZ

Las curiosidades de Isabel Coixet en Valencia #MASMUJERES

Isabel Coixet es mucha Isabel Coixet Talento indómito que todo lo que le sorprende y enseña lo acepta como un regalo
CARMELA SÁNCHEZ 2018-02-27
Isabel Coixet #+mujeres
Isabel Coixet #+mujeres
Fundación Cañada Blanch
Isabel Coixet es mucha Isabel Coixet

#MASMUJERES Las curiosidades de Isabel Coixet en Valencia

Paula Sánchez, Directora de la Fundación Cañada Blanch, presentó a la Directora de Cine Isabel Coixet como una mujer que se ha impuesto en la industria internacional del séptimo arte a base de esfuerzo y talento, por este motivo la Fundación Cañada Blanch nos regaló un encuentro lleno de interesantes mensajes de la galardonada con varios Premios Goya 2018 a través de una conductora de excepción, la periodista María Guerra.  

Nada más empezar se preguntó al público asistente:
¿Qué se os pasa por la cabeza cuando hablamos de Isabel Coixet?
- ¡Olé su madre!

Esto fue el preludio de una tarde deliciosa para el público asistente, cinéfilo o no, teníamos, delante nuestro, a la Coixet:

I.C. – Tengo una vida muy normal no todo el rato tomo cócteles, es más, si me los pudiera ahorrar sería fantástico.

¿Qué es lo que lleva mal?

I.C. –  Hay cosas que me duelen y es cuando Pilar Rahola me llama pija en TV3, a mí me coge un rebote del 17, todas las demás cosas que dice que son horrorosas me dan igual pero lo de pija no. Me parece importante decirlo por una sencilla razón: Mucha gente siempre piensa que la gente que hacemos cine venimos del mundo del cine, de la banca o de las finanzas, que vienen de dinero y yo tengo que decir que mi abuela (las dos ramas de mi familia son clase obrera). Mi abuela paterna era de Beniopa, mi bisabuela tuvo 18 hijos, de los cuales, 12 fueron niñas y 6 niños. Mi abuelo preguntaba ¿Qué ha sido? Si era niña seguía con la azada y si era niño, mataba un gallo.

Teníamos que preguntarle por sus orígenes:

I.C. –  Cuando mi hermano tenía un año, yo siete años, fue la primera vez que dije: ¡Yo quiero hacer películas! Y no sabía qué era un director de cine.

En mi casa había libros, había amor al cine que viene de mi abuela de Beniopa cuando trabajaba como taquillera de cine en mi barrio de Engracia en Barcelona y yo entraba muchísimo al cine. Para mí, el cine, era algo fascinante y todavía fue más fascinante cuando me llevaron a una cadena de proyección y vi que era una cadena de plástico con agujeritos. Creo que toda mi vida he intentado llenar el vacío entre lo que yo veía en la pantalla y la cinta con agujeritos que pasa 24 fotogramas por segundo.

Escribí un artículo que me inventé en una revista que uno de sus dueños tenía una agencia de publicidad, me preguntó si quería trabajar en publicidad, eso me pareció lejano, pero como me dijo que iba a tener un sueldo me pareció estupendo.

Escribir es una disciplina que tienes que cultivar mucho, desde hace 22 años colaboro con el periódico de Cataluña los domingos por la mañana. Es otra manera de hablar de otras cosas que no sea cine, reflejar encuentros con personas que admiro, encuentros a las que no admiro y siempre me ha gustado escribir.  

Me fascina lo fiel que es a sus valores, a sus objetivos y desde luego, no le importa tener problemas por decir lo que piensa, no solo tiene pasión por el cine y por un discurso en defensa de la igualdad de las mujeres:

I.C. – Yo no soy nada valiente, la valentía son las chicas de 16 años que cuelgan su pañuelo en un árbol y las meten en la cárcel y nunca más se supo. Es algo que necesito decir. Las consecuencias no me han gustado pero no me van a privar de decir lo que pienso. Es el coñazo siempre de la misma pregunta sobre el #Mitoo. He hecho 14 películas en mi vida. ¡Si ya más feminista no puedo ser!

La dictadura de la alfombra roja:

I.C. – Cuando me hacen fotos pongo una cara de pena, la cara como la del pollito de Calimero. La dictadura de la alfombra roja no la entenderé por mucho que me la expliquen. He hecho una película de los años 50 de una mujer que abre una librería ¿Qué tiene que ver con esta cosa pseudoglamurosa, taconazos, vestidos largos? Nunca lo entenderé… Recuerdo cuando presenté en Berlín Mi Vida Sin Mí, estaba con Sarah Poli al lado del hotel Hyatt, donde se exhiben las películas, nos enviaban un coche y yo decía que estábamos al lado; fue una media hora discutiendo. Hay tanto protocolo y tantas tonterías que al final te metes en el coche y te sientes un poco tonto pero lo haces. Mi idea era que en vez de ir a los Goya con traje negro o con el lacito pues fuéramos en pijama y en zapatillas y nos quejáramos; eso hubiera sido protestar y sí que hubiera sido viral y además hubiera sido más divertido. Recuerdo la cara de horror que pusieron algunas actrices nominadas. Era como si hubiera dicho de “matar al Papa”, fue una cosa tremenda.

La noche de los Goya 2018:

Yo veía la cara de mi madre cuando daban todos los premios a Handia y la veía fatal y mi madre es una señora de armas tomar. Mi madre nunca había querido ir a los Goya, pero este año se empeñó. No le gustó nada que le hicieran una entrevista en el País y saliera su edad. Yo nací en una familia, donde nada es bastante, es decir, tú haces una película, - podrías haber hecho una película con más dinero, o te dan un premio, - es que lo has cogido mal, estas cosas hay que decirlo, esto también ayuda a la superación personal. Todos los Goya los tiene mi madre porque le hace ilusión a la mujer.
Cuando fui vicepresidenta de la Academia duré tres meses porque me aburría mucho en las reuniones cuando Marisa Paredes era la Presidenta. Se lo dije y me contestó: Vicepresidenta - ¿No podrías ser tú la Presidenta?

Nueva película:

I.C. – Es la historia, llevamos con esto casi 10 años de Elisa y Marcela, en 1901 se casaron por la iglesia en la parroquia de Santa Cruz en la Coruña, una se transformó en hombre y a los tres días las descubrieron en Oporto, las apresaron y luego hay un momento que se les pierde la pista. La historia, cuando la lees, es fascinante pero es misterio. Emilia Pardo Bazán escribió un artículo muy largo sobre ellas y hay muchos testimonios que las recogen en Argentina, pero no está claro. A mí me gusta que todo sea misterioso. Natalia de Molina será una de las protagonistas. Los colectivos LGTB que están ahí….
¿Y tú que no eres homosexual cómo puedes hablar? Tampoco soy una librera de los años 50, ni tampoco he tenido cáncer. Tengo una dosis de empatía bastante grande y puedo entender conflictos que no son los míos o al menos intentar entenderlos.

¿Para escribir un guión?
 
I.C. – Para escribir el café es fundamental. Hay gente que pide té pero eso no es igual. Yo soy de Nexpresso desde que descubrí que George Clooney no toma café. Tengo un cuartucho que es como una celda monástica donde me aíslo.

¿Una curiosidad en sus películas?

I.C. – Una chica canadiense ha descubierto un hilo conductor entre todas mis películas que ignoraba: La presencia de las frutas. En mis películas hay muchas naranjas y pomelos. ¡Que se ha entretenido la chica, oye!

Se sincera:

I.C. – No soy nada mitómana. Coincidí en un ascensor con Brad Pitt y como no me pareció muy buen actor, como que no… pero también coincidí con Meryl Streep y dije: ¡Dios mío, Dios mío¡
He estado en festivales que miembros del jurado no han visto ni una película. Una vez casi llegué a las manos con Abel Ferrara, en Santiago de Chile. ¡Por encima de mi cadáver usted no va a votar!
Detrás de la cámara hay algo muy bueno en un rodaje que sirve en cualquier parte del mundo, que es una estructura casi militar que funciona, que es mucho más fácil de lo que parece, es rodar en otro país, es una estructura que no varias desde los hermanos Lumière.

Sobre los Óscar:

I.C. – Me ha gustado la película de Guillermo del Toro, la actriz, la banda sonora, la fotografía, diseño de producción. Lady Bird, su directora tiene un gran futuro y tiene posibilidades que le den el Óscar.  
Tres Anuncios a las Afueras, creo que es una película de esas que dentro de tres años nos preguntaremos ¿Cómo le pudimos dar un Óscar a esto? Tiene un guión desigual, hay cosas totalmente inverosímiles, su conocimiento de la “América Profunda” no es tan bueno como el mío.

¿Dificultades?

I.C. – Las auténticas dificultades no son cosas que puedas explicar o contabilizar. Tener que probar que valgo  para lo que hago, explicar las cosas no cincuenta veces sino trescientas. Monté un escándalo porque el equipo de decoración quería hacer la librería en otro sitio. Noto que las mujeres tenemos que repetir las cosas muchas veces y hay un momento que a mí me sale el dragón; es que ya 50 veces lo he dicho y, sobre todo, si los del equipo son hombres.
Disfruto ensayando con los actores, escribiendo y localizando entonces aunque las cosas fallen y aunque tenga que repetir las cosas trescientas veces, al final, las cosas salen

Los críticos:

I.C. – Cuando empecé en el cine, ser mujer y ser joven era fatal, era cosa como anatema. Ahora que no soy joven y casi ni mujer, pues ahora se lleva ser joven y mujer. Es mucho mejor estar en una batalla constante pero con treguas estupendas.

¿Saber negociar?

I.C. – Yo soy un poco Torete, “no me voy a mover de aquí”. Negociar se me da fatal. Explicar las cosas, me aburre muchísimo.

La lectura:

I.C. – Leo más, para mí leer es fundamental. Cuando era pequeña veía muchas películas, leía mucho. Siempre me ha dado mucha pena la gente que decía: Leer….
Los libros son caminos, ventanas, autopistas, espejos, maneras de llegar al otro. ¡Los libros son fundamentales!

¿Un consejo?

I.C. – El único consejo posible es la perseverancia. He aprendido mucho haciendo y viendo hacer.
Por no haber ido a una Escuela de Cine he echado de menos encontrar a gente con mis inquietudes.

Desde luego creo que Isabel Coixet es muy ella, persona súper activa, tanto puede dirigir una película, mientras escribe un documental y se le ocurre un cortometraje. Isabel es talento indómito que todo lo que le sorprende y enseña lo acepta como un regalo. Creo que aprender de lo que no sabe vislumbra el aire fresco que desprenden sus películas y las hace más interesantes conjugando ese arte de saber retratar la intimidad innata de las personas.

Post realizado por Carmela Sánchez
Fotos realizadas por J. Félix Gimeno.
Más información sobre turismo, ocio, cultura y gastronomía en http://www.viuvalencia.com/

También te podría interesar...
0 Comentarios en la noticia




Si quiere opinar introduzca su nombre, email y su opinion, finalmente pulse enviar. TODOS LOS CAMPOS SON OBLIGATORIOS

Nombre

Email

Debe introducir una dirección de correo válida (no aparecerá publicada)

Titulo para el comentario

Introduzca aquí su comentario

Condiciones de uso:
- El usuario se compromete respetar las normas éticas mínimas de convivencia y respeto hacia los demás.
- Todas las opiniones recibidas en Viu València serán supervisadas antes de la publicación de las mismas.
- Las opiniones podrán ser borradas (pero nunca modificadas) sin previo aviso.
- Cualquier intento de uso fraudulento del presente formulario será registrado y puesto en conocimiento de las autoridades competentes.

Acepto las normas de uso


Buscar

publi

Encuestas

¿Cuál debería ser el próximo Patrimonio de la Humanidad de Valencia?

El barrio de Ciutat Vella (El Carmen)

El Miguelete

El Colegio del Arte Mayor de la Seda

La Ciudad de las Artes y las Ciencias

Las Torres (las de Serrano y las de Quart)

VOTAR

VER RESULTADOS

Buscar en Viuvalencia.com

Foros de debate

No hay foros activos

Pulse aquí para ver los foros abiertos

Todas las secciones